30 julio 2008

TEOREMA DEL SOLITARIO Leopoldo Castilla

Tomemos una cifra imaginaria
cero
y un hombre imaginario
uno
el cero no existe
pero él cree que sí
el dos se queda siempre
en
uno
el uno existe
pero nadie le cree.

1 comentario:

Alicia María Abatilli dijo...

Ese es el gran problema del uno, su angustia crece pero a nadie le importa.
Un abrazo.
Alicia